domingo, 9 de abril de 2017

Lizzy. ¡Esto no es Londres! Capítulo II: El Viaje




Capítulo II
El Viaje

Lizzy despertó en medio de gritos y sudor frio, sentía que acababa de escapar de un frio y aterrador calabozo, donde miles de garras deformadas la querían atrapar,  había tenido una pesadilla tan vivida que aún sentía el escalofriante frio sobrecogedor que sintió durante el sueño.

Busco un poco de agua para calmar sus nervios,  “algunos sueños es mejor olvidarlos” se repetía, acomodó lo mejor que pudo su vestido y peinado y salió en busca de su esposo que seguramente ya habría llegado. Se apresuró a buscar a su querido Darcy por los pasillos de la casita, pero no obtuvo ningún resultado. Tampoco Lucy ni sus anfitriones se encontraban en casa. 

El silencio y la penumbra se habían adueñado del lugar. Por primera vez Lizzy descubría grietas y telarañas, señales de abandono que no había percibido escondidas en los alegres colores de las paredes.

Unos golpes fuertes en la puerta principal sacaron a Lizzy de sus lúgubres pensamientos. Por un momento sintió que se había trasladado a un mundo distinto, lleno de criaturas que la observaban. 

En la puerta la Señora Miller, dueña de la casa donde se hospedaba, la esperaba con una expresión de preocupación.

- Pero señora, ¿no esta lista aún? Debemos apresurarlo todo para que puedan partir con las últimas luces del día- Habló atropelladamente dejando en las manos de Lizzy una carta.

Lucy iba detrás de la señora Miller tratando de disimular una oscura preocupación, hace poco le había confesado a Lizzy que le temía a la oscuridad y la sola idea de viajar por la noche la alteraba mucho. Se disculpo con mucha educación y se fue a su habitación a descansar un poco.

Lizzy se había quedado sola en la sala con la carta en la mano y un inevitable presentimiento. Su padre siempre le había dicho que las noticias malas son las primeras en saberse, así que decidió leer de una vez la carta:

“Querida esposa,
Lamento no haber podido despedirme como es debido, tuve que acudir a un llamado especial de un antiguo compañero, quien se encuentra en dificultades.
Como comprenderás no podía rehusarme. Deseo que pronto podamos rencontrarnos en Londres.
Estaré allá esperándote.”

Lizzy apenas podía creer que esa escueta y fría carta viniese de su amoroso esposo. Menos podía creer que él se hubiese marchado así, sin despedirse, sin dedicarle algunos momentos. Lizzy no se consideraba una mujer sensible, pero esta vez debía admitir que la falta de romanticismo le había tocado el corazón.

Se apresuro a organizar lo que le faltaba del equipaje, acomodo también las prendas de su esposo. Cada vez se sentía más insegura, era muy extraño que se haya ido dejando gran parte de sus pertenencias.

Lucy trató por todos les medios de alegrar el ensombrecido rostro de Lizzy, la ayudo con todo los pendientes que quedaban, mientras le contaba alegras anécdotas de sus viajes anteriores.

La noche amenazaba con llegar cuando Lizzy se despedía  tristemente desde la ventana del carruaje con nubes en sus pensamientos aun más grises que las que vestían el cielo.

El polvoso camino fue dejando atrás la casita de campo y las verdes colinas. El viaje empezó  lento y azaroso, los arboles fueron desapareciendo hasta que solo quedaron montañas terrosas de un lado y un precipicio del otro. La noche había caído escondiendo las curvas que empezaban a sacudir el carruaje, junto con los pensamientos de las dos viajeras.

Durante el primer día de viaje Lucy seguía conversando alegremente con Lizzy aunque no era escuchada. Pero mientras más  avanzaban por el sinuoso camino, Lucy empezaba a dar más muestras de enfermedad, poco a poco su semblante iba apagándose, Lizzy iba a su lado consumida por la tristeza, el enojo y la sorpresa inicial había dado paso al silencio.

El viaje había durado tres largos días, pero por fin podían ver la ciudad de Londres. Sus altas construcciones se abrían paso en medio de las calles empedradas para darles la bienvenida.

Lizzy no pudo evitar la emoción de la llegada, pero Lucy se mostraba indiferente, se la veía agotada y agobiada, durante todo el viaje había aprovechado las paradas para revisar su equipaje, nadie lo sabía pero guardaba un objeto con tanto recelo como si se tratara de un valioso tesoro. Lucy había  guardado con recelo aquel espejo de la habitación de Lizzy sin que nadie lo note en medio de sus baúles. Aunque le quedaba claro que lo que había hecho era incorrecto una fuerza superior a sus principios le había hecho olvidarlo todo con tal de tener aquel espejo con ella.

En Londres las habían recibido en la casa de los protectores de Lucy,  el doctor Harker  y la hermosa prometida de su hijo las esperaban en la puerta de una antigua residencia casi colindante con una institución de sanación mental que le producía escalofríos a Lizzy.

La joven Mina tenía un carácter más parecido al de Lizzy, era algo más callada y hasta tímida pero se mostro muy amable con la recién llegada, las acompañaron para que se acomoden y mientras Lizzy se dispuso a recorrer la casa y conocer la biblioteca que le llamaba mucho la atención, Lucy había tomado un tiempo para dejar el espejo en su habitación.

 - Es tan hermoso - le susurraba al reflejo. Sentía en el fondo de su ser que cualquier dolor o pena se desvanecían ante el arrollador sentimiento de placer que la envolvía al observar ese espejo. Lucy notaba como su cabello parecía tornarse más rojo al igual que sus ojos que empezaban a verse rojos, rojos como la escarlata o la sangre.

- ¡Lucy! ¿Qué cosa tan extraña es esa? ¿De dónde lo has sacado? - Mina había interrumpido a su amiga en su contemplación.

- Nada, un regalito que me hicieron - contestó, apresurándose a cubrir el espejo.

- Que mal gusto, pero no lo cubras. Prefiero que me cuentes todo sobre tu viaje. ¿Por qué regresaron tan pronto?

Lucy se sintió muy fastidiada por el interrogatorio, pero decidió contestar de la mejor manera posible. No quería que su mejor amiga se entere de la verdadera razón de su partido y su regreso, tampoco quería alertar a la joven señora Darcy sobre el inesperado viaje de su esposo.

“pobrecita, que siga con sus romanticismos de recién casada” pensaba con una sonrisa burlona, mientras fingía escuchar la charla de Mina.


--------------

 Lizzy se había quedado asombrada ante la gran cantidad de libros y documentos guardados en aquella biblioteca, iba de un lado a otro como una niña, revisándolo todo. Por un momento había olvidado las preocupaciones y la tristeza.

Encontró un interesante apartado de libros de temas sobre naturales,  investigaciones sobre extraños fenómenos y hasta experimentos practicados a seres humanos con apariencia animal. Lizzy estaba cautivada ante tanta información, iba pasando página tras pagina ávida de conocer más hasta que  unos grabados la hicieron parar en seco. Frente a ella estaban los mismos adornos perturbadores de aquel espejo.

Con un titulo inverosímil “Vampires” se explicaba todo lo relacionado a unos seres demoniacos, que habían cambiado sus almas por inmortalidad.

Su curiosidad pudo más que el sentido común o el miedo, seguía revisando las imágenes. Leyendo párrafos y citas sobre esas criaturas, de las páginas del libro saltaban nombres y lugares que ella apenas y había oído nombrar. Hasta que dio con uno muy familiar, Darcy, el apellido de su esposo se encontraba en una lista de familias nombradas en aquellas investigaciones.

Lizzy cerró el libro y lo puso en su lugar, aquello no era más que una coincidencia o las teorías de algún loco.

Continuara...

Lee el primer cápitulo AQUI

18 comentarios:

  1. Hola :)

    ... me he perdido la primera parte :( tendré que buscarla.. me encantan tus narraciones y como vas contando poco a poco,me quede picada :) jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, la primera parte la encuentras aqui: https://cronicasdemaite.blogspot.com.es/2017/04/lizzy-esto-no-es-londres-capitulo-i-el.html

      besos

      Eliminar
  2. Me leí el primer capitulo y este, la historia se ve con una pinta de cosas sobrenaturales, veo que hay otros dos capítulos, los seguirás publicando en los juegos?es una historia ya terminada o apenas la estas haciendo.?
    Es que a veces uno se encarreta con estas historias y cuando menos se espera se desaparecen y quedamos iniciados, ya ha pasado con otras historias, por eso quisiera saber si hay esperanzas de leer el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte a leer la historia, este relato forma parte de la inciiativa blogs colaboradores, cuenta con 4 capítulos, también estará disponible en wattpad, besos

      Eliminar
  3. Muy buena narración, estoy viendo que has puesto el link al primer capítulo, me voy a leerlo. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias,el último caoítulo ya esta publicado :)

      Eliminar
  5. Hola Maite! Mira, aún no leí el primer capítulo pero ahora mismo lo hago. Lei esta parte y me dejaste con mucha curiosidad. Además me encanta como escribís ❤ Y me hace acordar a Orgullo y Prejuicio, por la ambientación. Buenísimo que lo compartas!! Voy a seguirla.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la lectura, que alegre que te guste :) es un crossover donde "orgullo y prejuicio" juega un papel muy importante ;)

      Eliminar
  6. Un crossover entre Orgullo y Prejuicio, y Drácula? jejeje, se me hizo un poco bizarro jeje, en especial porque nada que ver el uno con el otro, pero va bastante interesante, seguiré leyendo lo demás que subas, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja esa era laidea ;) espero haberle hecho justicia a estas dos novelas!

      Eliminar
  7. Hola Maite! Es una historia muy interesante, también me he pasado por el link a leer el primer capitulo que no lo había leído y he de decirte que me ha enganchado y estoy deseando que pongas los otras dos partes que faltan para leerlas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) ya puedes leer los 4 capítulos por aqui: https://cronicasdemaite.blogspot.com/search/label/Lizzy

      besos

      Eliminar
  8. Me gustan las historias de vampiros y esta hizo que mi imaginación echara a volar, me ha dejado con la intriga al parecer el esposo de Lizzy es un vampiro!

    ResponderEliminar
  9. me ha gustado leer este capítulo porque las lecturas de clásicos del siglo XIX son mis favoritas así que leer de esa época y en versión misterio me encanta, muy interesante

    ResponderEliminar
  10. Me encanta el cariz que está tomando la historia porque soy tanto de zombies como de vampiros, escribes genial y tiene un cierto aire clásico que me encanta.. este tipo de iniciativas son muy buenas para conocer más a través de vuestros escritos así que gracias por hacerla y compartir la historia, seguiré atenta al desenlace. Muaksss

    ResponderEliminar
  11. Bueno bueno, la historia está super enganchadora la verdad, tiene futuro, así que muy pendiente de las próximas entregas, siempre es curioso e interesante escuchar nombres de personajes que ya conoces y te parecieron tan geniales en sus inicios :)

    ResponderEliminar

Gracias por escribirme, tus opiniones son muy importantes para este blog